Lenguaje inclusivo: ese gran desconocido

Noemí Blanch

“Hacer uso de un lenguaje inclusivo consiste en propiciar la emisión de mensajes que no atenten contra la dignidad de mujeres u hombres y fomenten las comunicaciones no discriminatorias y el lenguaje no sexista en cualquier ámbito organizacional» dice Eulalia Lledó

El lenguaje es sexista y androcéntrico , ya que sitúa a la mujer en un plano de inferioridad y desde una mirada del mundo masculina (si tenéis dudas, mirad las definiciones de la RAE de cunnilungus y felación). Por tanto, importa lo que decimos y lo que no decimos, y el lenguaje inclusivo tiene una doble función: nombrar e incluir de forma igualitaria y respetuosa. Así que el lenguaje condiciona el pensamiento, y ¿eso quién lo dice? pues la RAE:

«más de trescientos millones de seres humanos hablan el idioma… y se valen de él como instrumento expresivo y conformador de una misma visión del mundo y de la vida» (preámbulo de la edición de 1992 del Diccionario de la Real Academia Española, p. vii).

Partamos de uno de los temas más comentados (e insisto, esto NO va solo de esto), ¿qué pasa con el masculino genérico? veamos este experimento:

Seguir leyendo

%d bloggers like this: